24/2/09

La llave de la buena racha de TVE

1. Me he encontrado con mi viejo llavero de TVE. Lo había olvidado. Tiene ese viejo logotipo descolorido. Tiene aquella caja de color azul desgastada.

2. Así estaba Televisión Española: desgastada, descolorida. En cambio, ahora la tele pública parece renacer. Está acertando con casi todos sus estrenos y ha sabido resucitar espacios que parecían quemados. ¿Cuáles son algunas de las claves del auge de La 1?

3. Tener una parrilla estable, con unos pilares de programación sólidos, siempre tiene recompensa a medio y largo plazo. Para lograr una audiencia fiel es necesario que los espectadores tengan requetemuy clarito “qué”, “cuándo” y “cómo” emiten las cadenas sus programas. Sin mareos. Sin rompecabezas. Somos gente de costumbres.

4. Por eso es necesario programar bien. En los últimos tiempos, los nervios de las privadas por el share les están llevando a tomar decisiones precipitadas, muy equivocadas, con cero sentido común y, a veces, hasta suicidas. Algunos programadores están cometiendo errores de manual (inconcebibles) que sorprenden a propios y extraños. TVE, sin proponérselo, ha salido beneficiada.

5. No podemos olvidarnos de una de las columnas vertebrales: los informativos. La marca Telediario se ha fortalecido renovándose, probando elementos nuevos, con unos grafismos más completos y, por supuesto, con una información más independiente. Mientras, sus más cercanos competidores se han centrado en experimentos que olvidan, muchas veces, qué es “informar” en beneficio de la espeluznante-noticia.


6. Televisión Española cuida la imagen. No sólo ha renovado los logos, en TVE ya vemos todas las series en alta definición. Y eso marca la diferencia. Mucho. Es más creíble un Águila Roja en HD que un Acusados en televideo. Los espectadores lo notan. No hay marcha atrás.

7. Siempre que sucede un gran acontecimiento la gente va en masa a La 1 y sus responsables están intentado sacar un beneficio extra a esa fidelización de cinco décadas. Lo están logrando. Además, las ficciones nostálgicas son un filón para la pública. La historia no vende, los recuerdos mitificados sí.

8. Aunque, probablemente, ahora la mayor fortaleza de TVE está en la debilidad del contrario. Quizá, por eso, el liderazgo mensual de La 1 está siendo agridulce, ya que las cadenas privadas están presionando al Gobierno para conseguir una televisión pública débil, reducida a un simple servicio público… una televisión pública prácticamente muerta.

9. La función de las teles públicas no está sólo en hacer documentales, programas divulgativos o informativos. Ni mucho menos. Hacer un buen servicio a los ciudadanos también es atreverse con el espectáculo. Y eso se consigue creando, innovando, reinventándonos…. Pero esas tres palabras, hoy por hoy, suelen ser incompatibles con las leyes del mercado.

10. A las cadenas privadas les cuesta probar nuevas tendencias... les cuesta arriesgar. Pocas veces quieren jugársela. Ahí es donde los medios públicos tienen que empezar a trabajar.

11. Olvidémonos de una radio televisión pública políticamente correcta. Ha llegado la hora de inventar, de abrir los ojos... ha llegado la hora de volver a hacer TELEVISIÓN con mayúsculas.

http://www.borjateran.es/

21/2/09

Glups

1. Es Carnaval. Y me he escondido en Santander.

2. Volver aquí es encontrarme, irremediablemente, con ese vaso gigante de agua.

3. No es un H2O cualquiera: es puro manantial natural. Con sus minerales, su poco potasio, sus proteínas, sus insectos acuáticos... sus cosas sanas, vamos.

4. Siempre que bajo a la cocina ahí está esperándome: el vaso eterno de agua montañesa. Mi familia me quiere vitaminar emborrachándome con ella. No tengo escapatoria.

5. Tienen razón: hay que beber mucho agua. Aunque sea de aquella fuente en la que un día casi te ahogas intentando emular a Indiana Jones y el chorrazo perdido. Da igual.

6. En fin... apago el ordenador. Toca recargar fuerzas y permitir al yodo marino cantábrico limpiar hasta lo más escondido de mi organismo...

7. Respiraré, respiraré y no me disfrazaré. (Ya tuve suficiente con la fiesta de máscaras-removida del año pasado...)

18/2/09

F de Finalista

1. La séptima edición de 'Notodofilmfest' ya tiene finalistas.

2. Y Aftershave se encuentra entre ellos.

3. Hora de votar para el Premio del Público.

4. Es muy fácil: sólo hay que entrar en la web del festival y pinchar en la pestaña de votaciones. Allí podéis elegir vuestros cinco cortos favoritos.

5. Así que si os gustó Aftershave, y os apetece, no dudéis en votar. Su director, Roberto Pérez Toledo, ha prometido recompensar con un chicle de fresa.

6. Crucemos los dedos. Todos.

7. ¡Por cierto! Si aún no lo habéis visto, pulsad sobre el cartel...

16/2/09

Anne Igartiburu... you can't stop the music

1. Saltó la noticia: Dancing with the stars llegaba a España. Esa misma tarde, acabé de enviado especial en una eterna conferencia sobre las ventajas de un buffet telefónico de abogados. Vamos, excitante.

2. Todo porque Anne Igartiburu (también conocida como corazón-anuncio-marquesina) era la anfitriona de aquel "ameno" acontecimiento. Curiosa mezcla.

3. Tras ponerme al día en juridisprudencias varias, me acerqué tímido a la presentadora. Por supuesto: ella evitó mis preguntas. Pero, al percatarse de que sólo hablábamos de tele… ¡zassssh! Anne se quitó la coraza.

4. Descubrí una Igartiguru desconodida e interesante. Descubrí que, ni recónditamente, se imaginaba el éxito que la estaba esperando a la vuelta de la esquina. El 13 de junio de 2005 ¡Mira quién baila! se estrenó y arrasó (31,6%-5.243.000).

5. Esta noche será la final de la séptima temporada del concurso. El temido desgaste aún no ha podido con las coreografías de Poty.

6. Y yo, no puedo dejar de ver, una y otra vez, a un hilarante Ortega Cano rompiendo la pista de baile. Indescriptible. Indescriptible. Indescriptible. ¡You can't stop the music!

7. Me aprenderé los pasos de Ortega Cano. Lo prometo.

Manuel Bandera ganó la final de la séptima edición de ‘¡MQB!’ (22%-3.575.000)
http://www.borjateran.es/

12/2/09

Renovarse o vivir


1. Un año más llegaron los Tp de Oro. Noche de agradables reencuentros. Noche de premios. Noche de "televisión".

2. Y, nosotros, nos hicimos hueco detrás de la "cabeza caliente". Será porque nunca nos dejarán de flipar los encuadres voladores… Allí estuvimos fieles.

3. Corría abril de 1966. Nacía un curioso invento: 'Teleprograma', la primera revista especializada en televisión. Seis años después, empezaban a otorgarse sus populares premios: Tp de Oro.

4. Rápidamente la publicación fue sumando adeptos hasta tocar el millón de ejemplares semanales. Todo un record que la convirtió en la cabecera más vendida en los ochenta.

5. Con estos datos, el gigante mundial de revistas decidió entrar por la puerta grande en el mercado español. Hachette jugó sobre seguro y se hizo con 'Teleprograma'. Una apuesta firme.


5. Pasaron nueve años, llegaron las "privadas" y, a su lado, la contraprogramación. Todo cambió. Los fieles lectores se fueron esfumando… Aún así, hoy la madura 'Tp' sigue siendo líder de las telerevistas (de venta en quioscos) con alrededor de 150.000 copias semanales, según el Estudio General de Medios.

6. Los tiempos cambian, los lectores siguen descendiendo y la excusa de la guerra de contraprogramación ya se queda obsoleta. No nos vale. Otras guías televisivas han sabido resurgir de sus cenizas. Un ejemplo: 'Tvguide', que ha intentado renovarse a base de más reportajes, olvidándose de los textos infinitos y sin dar demasiada importancia a las efímeras parrillas.

7. Hoy por hoy, el principal problema de las revistas de televisión está en su público. Ningún telefriki va a pagar por una publicación semanal si dispone de esa información, prácticamente en tiempo real, en Internet. Y, encima, gratis.

8. ¡Por cierto! No me entra en la cabeza que con el ejército de fotógrafos, que desplegó la editorial en la ceremonia, no hubiera, a eso de la una de la madrugada, ni una sola foto publicada en su página web. En cambio, a esa misma hora, en 'Vertele' estaban ya plantadas las instantáneas de la gala. Qué cosas...

9. Esa es la gran asignatura pendiente: Internet. Incluso a pesar de que Hachette tiene los mejores ingredientes para triunfar en eso del "Explorer": redactores excelentes, un inmenso archivo fotográfico, multitud de contactos y, sobre todo, más medios que ningún portal sobre la materia. Por eso, no entiendo como siguen ofreciendo una web de "corta y pega" que, además, está muy poco unida a la actualidad. Ellos pueden más.


10. Pero, lo que sí tengo muy claro, es que las revistas de televisión de Hachette ('Tp', 'Supertele', 'Telenovela' y la recientemente desaparecida 'Teleindiscreta') han sido una buena escuela para aprender eso que llaman "periodismo". Pasar por esa redacción es ganar experiencia multiplicada por cuatro. Cuatro medios en uno, cuatro formas diferentes de trabajar con los contenidos. Excitante, sin duda.

11. Quizá no es la plantilla del 'The New York Times' pero allí están estupendos profesionales que saben comunicar contracorriente. Geniales compañeros que suelen saltar con éxito cualquier barrera y que logran, como pocos, sobrevivir a cierres de edición constantes. Sin descanso. No es moco de pavo.

12. A ellos, probablemente, nunca se les valorará con algo parecido a un Tp de Oro. Pero saben currárselo a diario y, por eso, se lo merecen más que nadie. Enhorabuena por tanto trabajo bien hecho.

* La 'Gala Tp' (4.2%-567.000) bajó medio millón de espectadores respecto al pasado año
http://www.borjateran.es/

10/2/09

Quico Taronjí, el aventurero tranquilo


1. Algunos estamos obsesionados con el ritmo televisivo. Ayer, Óscar Martínez también.

2. No era para menos: estrenaba reality y lo que es peor… productora propia (Phileas).

3. Le acompañaba, el santanderino, Quico Taronjí, desde Venecia.

4. El periodista cántabro no es nuevo en esto de hacer tele. Viejo conocido de Mediapro, ha sido reportero todoterreno de espacios como Esta Mañana, El día por delante (donde Inés Ballester intentaba compulsivamente que se quitara la camiseta…) e, incluso, recorrió en un velero las costas patrias para España Directo.

5. Con esos antecedentes, Quico parecía ser el fichaje perfecto para La vuelta al mundo en (casi) directo: reportero inquieto, experiencia sólida, comunicador rápido, buena percha y, sobre todo, aventurero por vocación. Era el merecido elegido.

6. Anoche, Quico se estrenó cual Paula Vázquez en La isla de los famosos.

7. Llegó su turno. Óscar preguntó: “¿Cómo están las cosas por Venecia?” Y Quico, sin más, soltó: “bien”. Simplemente dijo: “bien”. Nada más... un seco “bien”. Tan ancho.

8. Los obsesionados por el teleritmo hubiéramos contestado eso de “la tensión se puede cortar con un cuchillo” o, tal vez, gritaríamos aquello de: “los concursantes son un manojo de nervios. Aquí todo es posible”.

9. Pero la reality-ingenuidad pudo con Taronjí y respondió lo que sentía, con cero ornamentaciones. Así continuó toda la noche.

10. Y, claro, a medida que la parsimonia del ex reportero se notaba, también parecía crecer una necesidad, en el equipo del programa, de aumentar el ritmo. Lógico.

11. Hoy pocos hablan de Quico Taronjí. Ni falta que le hace. Aunque, sin darse cuenta, el periodista aventurero aportó algo interesante al saturado (y plagado de resabiados concursantes) club de la telerealidad. Aportó ingenuidad.

12. En los tiempos que corren, y simpre en la medida exacta, esa ingenuidad quizá puede ser un estupendo valor añadido. Quizá. Aprovechémosla. Disfrutémosla.

* 'La vuelta al mundo en directo' fue cuarta opción de la noche (10,6 %-1.524.000)

5/2/09

De 'Gominolas' a 'SNL'. De Lavapiés a Kinepolis

1. Callejear sobre los adoquines de Lavapiés puede traerte sorpresas. Muchas. Y no me refiero a que recibas algún apuñalamiento, no. Ni tampoco me refiero a que te encuentres con algún equipo de Callejeros (esto último es más probable, para que lo vamos a negar…)

2. Si dejas perderse a tus pies por ese barrio multicultural, cuando menos te lo esperes, pasarás a muy pocos centímetros de un plató de televisión. Se trata de los Estudios Odeón, en la castiza calle de la Encomienda. Un antiguo cine reconvertido.

3. Aunque algunos no lo crean, ahí dentro se ha rodado mucha tele. Ahí detrás, por ejemplo, estaban los decorados de Gominolas.

4. Fernando Tejero, Arturo Valls, Kira Miró, Gorka Lasaosa eran los protagonistas de la última creación de Nacho García Velilla (Aída, 7 vidas). Humor agridulce para una interesante premisa: los integrantes de un grupo infantil, rollito 'Parchís', se encuentran veinte años después.

5. Gominolas fue uno de los mejores estrenos de Cuatro. Arrasó (17,1%- 3.237.000) A la semana siguiente, la audiencia huyó (perdieron siete puntos de share de golpe). ¿Cómo pudo ser tan brutal el bajón?

6. Probablemente la culpable fue una palabra: Expectación. Sí: ex_pec_ta_ci_ón. Y es que Cuatro vende mejor que nadie sus productos.

7. Al nacer en la cadena de Sogecable lo tuvieron claro y desarrollaron todo tipo de herramientas para afianzar su parrilla (al contrario que LaSexta). En Tres Cantos saben que tener pilares firmes en la programación es más que fundamental a la hora de fidelizar, pero, también, saben que es necesario darlos a conocer bien. Por ello, hace cuatro años reinventaron soportes, caretas y otros originales elementos que inundan la programación para que sea muy sencillo retener qué, por qué, cómo y cuándo emite Cuatro su oferta.

8. Y con Gominolas utilizaron esas herramientas (y mucho más) hasta convencernos de que era el gran estreno de la temporada. Además, los gabinetes de comunicación de Cuatro y Globomedia hicieron muy bien su trabajo y supieron hacernos creer que era la serie perfecta. Por cierto, el día del estreno, se nos agasajó con un bote inmenso de chuches (todavía no he conseguido quemar todo el azúcar que contenía aquello) e, incluso, nos regalaron un curioso disco de vinilo con las canciones del ficticio grupo (envejecieron la carátula y tó).


9. Pero en el caso de Gominolas crear tanta expectativa fue contraproducente: el producto se sobrevaloró y el público al verlo se sintió defraudado. "No era para tanto" fue la sensación general. La audiencia se esfumó. Cuatro aprendió del error.

10. Hoy, catorce meses después, Cuatro y Globomedia vuelven a jugársela lanzando Saturday Night Live. De nuevo, han logrado expectación y lo más importante: están consiguiendo transmitir al público español la importancia de SNL. Hasta mi abuela lo tiene ya interiorizado: Saturday no es un espacio de humor cualquiera, es un programa mítico de la tele americana. Todo un reto.

11. Aquí no tenemos el Rockefeller Center pero existe Kinepolis. Con la ayuda del gusanillo del directo, Eva Hache, Edu Soto, Yolanda Ramos, Secun de la Rosa y Gorka Otxoa (entre otros) montarán el show. Eso sí, esperemos que cuenten con la ayuda de personalidades de primera fila. Tengo ganas de verlo. Tengo ganas de vivir momentos de telehumor así de grandes:

Temas relacionados:

2/2/09

Claves para hundir una curva de audiencia

1. Llamarse Ángeles González-Sinde.

2. Soltar un eterno discurso histórico-plasta-antropomórfico.

3. Ir de soy la que más sabe de celuloide del mundo.

4. Sentirse digna metiéndose con la piratería, causante de todos lo males. Cuando, en realidad, a nuestra industria cinematográfica no le afecta prácticamente de . Hay problemas mucho peores. Muchos.

5. Leer, releer y requeteleer el mitin con cero personalidad y como si de un dictado de primaria se tratara. Vamos, la anticomunicación personificada.

6. Y, claro, Telecinco aprovechó el comienzo del Sinde-discursaco para arrancar su A ver si llego. Aunque ni con esas. Normal.

7. Aish. Ángeles González-Sinde debería aprender de Aitana Sánchez-Gijón, ex presidenta de La Academia.

8. Aitana olvidaba los rollacos en casa, se plantaba en el escenario firme (¡fuera atriles!), miraba a cámara con expresividad y, entonces, comunicaba. Clara, concisa y concreta.

La primera vez de Marta Sánchez en TVE

1. Ahí está. Posando "natural". Sin complejos. Marta Sánchez.

2. La hemos visto con sólo una mirada, desesperada, sola, soñando con Lili Marlen, transformándose en Supernova e, incluso, rodeada de soldados del amor.

3. Treinta años después, es ella la que sigue aquí. Te lo dice a ti.

4. Atrevida. Símbolo sexual. Vozarrón. Ingenua... Superviviente.

5. Y pensar que todo empezó así:

6. Cómo hemos cambiado. Ni la mismísima María Ostiz.