30/4/09

Me cae bien Noemí Galera, ¡qué pasa!

1. Ayer vimos Operación Triunfo en Telecinco, sí.

2. Y hoy podríamos hablar de la buena planificación del programa, de la excelente calidad técnica de la gala, del entregado Ángel Llàcer, de los novatos e ingenuos concursantes, de un acomodado y plano Jesús Vázquez, de las “verdades” de Risto …

3. También, deberíamos rajar del sonido de las canciones (pocas productoras consiguen esa perfección que logra Gestmusic), de la incorporación al jurado del plasta del pollo frito (aunque prefiero a Ramoncín antes que al Señor Cadena 100) o de la típica/tópica escenografía made in MC Decorados.

4. Pero no. Yo hoy hablaré de Noemí Galera.

5. Para qué nos vamos a engañar: Noemí me ha ganado poco a poco.

6. Porque la jefa de casting de Gestmusic Endemol y subdirectora de OT es mucho más que eso.

7. Ella sabe de televisión. Ella sabe llegar al punto perfecto de complicidad con el espectador. Ella sabe traspasar la pantalla. Ella sabe poner caretos. Ella sabe comunicar. Ella sabe.

8. Eso sí, el zapping me jugó una mala pasada y, por un momento, a medio camino entre Fama y OT, me pareció ver a Noemí Galera arrancándose a bailar el meneíto del Bom Bom. ¡Qué susto!

27/4/09

Exprimiendo Madrid

1. Me encanta pasear.

2. Por las calles. Por los parques. Por las avenidas. Por los puentes. Por los bulevares. Los sábados. Sobre las aceras. Cuando llueve...

3. Vale, es verdad: me estoy convirtiendo un poco en el personaje de María Esteve en El otro lado de la cama. Lo sé.

4. Nadie es perfecto. Y yo disfruto descubriendo lugares nuevos.

5. Callejeando. Observando. Sintiendo.

6. Por eso, me gusta perderme. Me gusta Madrid.

26/4/09

Estudios Paseo de la Habana. TVE nació aquí

1. Esa decrépita piedra esculpida nos avisa: “Televisión Española inició desde este lugar la emisión diaria de sus programas el 28 de octubre de 1956”.

2. Hoy, casi 53 años después, las malas hierbas crecen a sus anchas en ese cerrado chalet que vio nacer a la cadena pública.

3. En su estreno, el número 75 del Paseo de la Habana contaba sólo con tres cámaras, un telecine y un único plató apto para el montaje de tres escenarios.

4. Las instalaciones se hacían extremadamente pequeñas, así que en 1966 se inauguraron los flamantes y amplios estudios de Prado del Rey (pronto hablaremos aquí de estas instalaciones).

5. Durante los últimos años, la primera sede de nuestra televisión se utilizó para albergar los despachos de los miembros del Consejo de Administración de RTVE.

6. Llegó la austeridad y, a principios de 2007, el Presidente de la actual Corporación RTVE, Luis Fernández, decidió ceder a Patrimonio del Estado el emblemático edificio.

7. Pero ahí sigue el viejo logo inmune a todo. Ahí está colgando sobre la pared del primer plató de televisión de España. Abandonado, solo.

Temas relacionados:

24/4/09

Encuadrados

1. Encuadre.

2. Dícese del espacio que capta, en cada toma, el objetivo de una cámara fotográfica, televisiva o cinematográfica.

3. Pues eso, a buscar el encuadre perfecto.

A la parrilla... televisiva

1. Siempre me ha llamado la atención el Empire State Building. Tuve una época que conocía hasta la última curiosidad del colosal edificio. Podía llegar a ser muy repelente. Lo sé.

2. Un buen día, alguien me regaló el infinito puzzle del mítico rascacielos. Era en tres dimensiones. La pieza que coronaba aquello me llegaba, por lo menos, hasta la cintura.

3. Pero esa minuciosa construcción fue demasiado para mí. Ni llegué a la planta séptima.

4. No tuve paciencia. Me cansé rápido. Yo prefería gastar mi tiempo inventándome parrillas de televisión.

5. Y es que algunos hacen puzzles. Otros completan sudokus. Muchos buscan en sopas de letras.

6. Sólo unos pocos discurrimos parrillas. (Será deformación profesional...)

7. Un inquietante ejercicio de estrategia, análisis, costumbres y creatividad. Quizá el rompecabezas perfecto, vamos.

8. Las parrillas de programación son uno de los engranajes claves de la televisión. Los directivos de las cadenas lo saben. Aunque ultimamente, a veces, no lo parezca.

19/4/09

Suspiros de viernes noche

1. Una noche de viernes cualquiera. Ahí está Cayetana Guillén Cuervo. Suspira. Se ha enamorado.

2. Mientras, en La 1, Florentino Fernández y Josema Yuste imitan a Falete bajo la batuta de Miguel Ángel Ferrer y Amparo Miralles (ex productora de Crónicas Marcianas)

3. Un poquito más tarde, llega a Telecinco la adictiva pero irregular Tribu de Sardá. Risto, Magdalena Álvarez y Amaia Salamanca son los primeros invitados. Mercedes Milá no sabe dónde ponerse.

4. Entre tanto, Cantizano y compañía alargan su DEC hasta el infinito de la madrugada. Así su share se cubre las espaldas contra el regreso de Javier Sardá. Lo consiguen. En el late night, y con cero competencia, superan la barrera del 35%. La cirujana Lorena Bobbitt ayuda. Con ese dato, la media del eterno programa se queda con el titular de un buen 20,7 % de share.

5. Ajena al mundo, Cayetana sigue suspirando. Sus ojos chispeantes la delatan. Su mirada lo dice todo. Su entrevistado, Gael García Bernal, ha podido con ella. Y, claro, la periodista-presentadora-actriz no puede evitar soltar un intenso “uffff”.

6. Una excitante noche, sin duda. Sobre todo para Cayetana. Ufff.

17/4/09

Desaguando la televisión pública

1. ¿TVE sin publicidad?

2. ¿Cómo se financiará?

3. ¿Por qué perder dinero si puede salir gratis?

4. ¿El gasto público no debería invertir en otras cosas?

5. ¿Cuál es el motivo para beneficiar así a los canales privados?

7. ¿Se terminó el entretenimiento competitivo en TVE?

8. ¿Quieren convertir la tele pública en minoritaria?

9. ¿Estamos preparados?

16/4/09

Ensayo general con Raffaella Carrá

1. La versión cañí de Saturday Night live ya tiene fecha de caducidad. No renovará en Cuatro. No ha cumplido con las expectativas de audiencia pero, tampoco, de repercusión social.

2. El programa lo tenía todo para triunfar: un bestial equipo técnico, un casting con gancho mediático, gags testados internacionalmente, un presentador “sorprendente” distinto cada semana y, sobre todo, la adrenalina del directo.

3. Pero nuestro Saturday ha venido plagado de debilidades: Sketches eternos que animan al zapping, directo que no transmite imprevisibilidad, historias con las que el espectador se identifica más bien poco, baja participación de celebrities de fuera del círculo Globomedia…

4. Ahí no queda la cosa. En Estados Unidos, la mejor baza del programa es la figura del Host (conductor de cada edición). Ese puesto es ocupado por personalidades de lo más variopintas que impresionan al espectador con su desconocido instinto cómico. Aquí las labores de presentación, casi siempre, han sido realizadas por actores a las que estamos hartos de ver en clave de humor. Sin despertar esa importante curiosidad del “cómo lo hará”.

5. Por suerte, ayer eso mutó. Allí se plantó Raffaella Carrá con su absoluto control de la televisión. Allí, en el ensayo general, estuvimos de cuerpo presente viendo a la italiana trabajar de cerca. Confirmado: una grande de la comunicación, sin duda.

6. Y todo, a pesar de que el minucioso ensayo general (grabación comodín del programa tal cual) termina sólo dos horas antes del directo. Esto supone un agotamiento brutal para el equipo que pasa factura a la emisión. Se nota mucho. El ensayo fue más espontáneo y divertido. Incluso, lo mejor del programa que son las imitaciones de la gran Yolanda Ramos (que fueron relegadas varias semanas exclusivamente a la sección de noticias. Qué cosas...) perdieron un pelín de frescura. Los actores estaban fatigados.

7. En cambio. es curioso ver como La Carrá en directo se crece, sabe controlar el ritmo televisivo y acelerar el guión si intuye que no fluye.

8. Esta showoman, en su registro habitual, hizo el programa suyo. Hasta se atrevió a improvisar sobre la marcha. Eso sí, poniendo en algún que otro brete a los actores. El STL con más chispa que recuerdo.

9. Raffaella no permitió a nadie llevar morado en su ropa. Raffaella, con superstición incluida, dio gas a Saturday Night Live y, de paso, parecía estar pasándoselo bomba. ¡Bien por ella!



Temas relacionados:
Una suite para Raffaella Carrá
Cuatro y Globomedia: de 'Gominolas' a 'Saturday Night Live'

9/4/09

Mofli, el último (y auditado) koala

1. Ya sé porque siempre quise ir a Australia. Y no es por los canguros, no.

2. "Ven, ven, ven… ven a Rivermint. Ven a divertirte. Ven a ser feliz..." ¿recuerdas?

3. Así comenzó mi obsesión por el continente australiano. Definitivamente: Mofli, el último koala tiene la culpa.

4. En 1986, TVE adelantó 61 millones de pesetas para comprar a ciegas una serie infantil made in spain.

5. La flamante ficción vendría cargada de "buenos" valores pero, también, de una falta de calidad mínima exigible que obligó, a los directivos del ENTE, a abrir una auditoría interna. La decisíón final fue suspender la filmación y reducir el número de capitulos a la mitad. No cuadraban las cuentas.

6. A pesar de todo, Mofli amplió el lenguaje visual de los dibujos animados en nuestro país. Los llenó de adrenalina, fluidez y, sobre todo, imágenes hipnóticas. Su ritmo frenético causó adición en la generación del videoclip. Ya no había marcha atrás.

7. Más de veinte años después, Mofli sigue estando en nuestra memoria, Mofli sigue siendo un abrazable koala, Mofli sigue emocionándonos.


7/4/09

Reflexión en el octavo vagón

1. Trayecto en Alvia de Madrid a Santander. 18.40 horas. 17 grados centígrados.

2. Despierto. La luz me ciega. Labios mojados. 234 minutos para llegar a destino.

3. A mi izquierda, sigue sentado el chico de la planta verde entre las piernas. En el tiesto, a través de la vegetación, sigue escalando la araña de siete patas y media, por lo menos.

4. El chico de la planta verde entre las piernas y el arácnido se miran. Ya está. El chico de la planta verde entre las piernas no transporta el simple arbusto, se lleva de viaje a su araña preferida. Quizá siente que no puede vivir sin ella.

5. Mientras, en el asiento 3B, la niña con caperuza de lentejuelas reflectantes juega sobre la bandeja blanca desplegable. Tiene cuatro Barbies y dos Ken. Su madre duerme.

6. Barbie Hollywood intenta estrangular el cuello de Ken con sus infinitas piernas. Por suerte, la niña con caperuza de lentejuelas reflectantes logra que sus muñecos se den un abrazo.

7. El abrazo es largo. La temperatura aumenta. El resto de las Barbies se unen. Las manos titiriteras de la niña con caperuza de lentejuelas no dan abasto. La bandeja blanca es el escenario de un remake de Showgirls. No apto para todos los públicos. No apto para la niña con caperuza de lentejuelas reflectantes.

8. Sonrío. Giro la cabeza. Faltan 221 minutos de viaje. Empieza a picarme mi pierna derecha. Busco con la mirada la araña de las siete patas y media. No está.

9. "¿Tienes miedo a las arañas?" me dice el chico de la planta verde entre las piernas. Le miro. “Ahora sí” pienso.

6/4/09

Adiós, 'Pequeño País'

1. Ayer fue el día de autos.

2. Ayer desapareció Pequeño País.

3. Así lo comunicó EL PAÍS: “La publicación de Pequeño País se suspende temporalmente. EL PAÍS lamenta las molestias que esta decisión pueda ocasionar a sus lectores, especialmente a los más jóvenes. La voluntad del diario es reanudar la publicación del suplemento cuando mejore la situación económica y del mercado publicitario”

4. Malos tiempos para PRISA. No queda otra: recortar.

5. Y yo, nada más conocer “la suspensión temporal”, me he puesto ansioso a buscar en mi escondite de revistas, cintas y polvo.

6. Encontré cientos de arcaicos números de El País Semanal (en la foto de arriba). Pero aún no me he topado con ni un solo Pequeño País. Aún.

7. Pequeño País era la versión infantil del dominical. Ya hace varios años que dejó de salir en papel cuché para convertirse en sólo unas pocas páginas del periódico dominguero.

8. Allí se incluían pequeñas aventuras de divertidos personajes como Leo Verdura, Rompetechos o Doña Urraca, entre otros muchos.

8. También había artículos juveniles, juegos, concursos y una sección para hacer amigos por carta. Yo escribí alguna vez. Yo leía en voz alta su sección de noticias. Yo crecí con el Pequeño País.

2/4/09

Cuatro, Telecinco y viceversa

1. No sé si desayunaron croissant a la plancha o mollete de Antequera.

2. Lo que parece confirmado es que Javier Díez de Polanco y Paolo Vasile almorzaron juntos (y no revueltos) el viernes, en la sede de la cadena de Mediaset en Fuencarral (antiguos Estudios Roma). Así lo narran hoy varios confidenciales digitales.

3. Y, claro, allí abordaron la posibilidad de una unión entre Cuatro y Telecinco. Sólo lo hablaron.

4. La rentabilidad de Telecinco puede abrir la esperanza a un grupo PRISA sin liquidez y asfixiado por las deudas.

5. Como dice María Teresa Campos: continuará...