22/5/10

Nuestro homenaje al esperado final de LOST, la serie que cambió la forma de consumir teleficción

1 comentario:

satisgüera dijo...

Con respecto a tu post en mi blog:
De tontería nada, a mí me pasa lo mismo, deberíamos mirarnos lo nuestro eh, esta obsesión por los platós televisivos no está diagnosticada todavía, seríamos motivo de estudio.
Un abrazo.