12/8/10

Cuando no aburrían los telecomienzos eternos


1. Así comenzaba el segundo programa de Hola Raffaella.

2. Desde los Estudios Buñuel (después el espacio sería trasladado al Estudio 1 de Prado del Rey) y aprovechando los restos escénicos de la recién terminada temporada de Un, dos, tres.

3. Es curioso observar la cabecera con el repaso de cómo fueron los ensayos del programa. Sin más.

4. A pesar de la larga duración, imposible en la tele de hoy, el comienzo enganchaba por la cercanía de la presentadora. El público no caía en la tentación del zaping. El carisma, ese es el secreto.


MÁS SOBRE RAFFAELLA CARRA:
>'¡Hola Raffaella!' El programa que marcó generaciones a fondo.

3 comentarios:

Alejandro Macías dijo...

Pronto hablaré sobre Raffica y Sergio Japino, jeje...
Y muchas gracias por tus ánimos de hoy, todavía estoy alucinando con el contador, ya hablaré del tema pero te aseguro que cada día tenía 5 ó 6 visitas, no más.

Alejandro Macías dijo...

Falta algo en la última frase:
"Creía que cada día tenía 5 ó 6..."

B dijo...

Cinco veces imposible... esas son las que entro yo ;)