4/1/11

La noche de los sueños soporíferos...

1. No sé a vosotros. A mí esta instantánea de Emma García sobre una nube me trastoca.

2. Se trata de una captura de la lenta cabecera de La noche de los sueños (ver aquí completa) programa de sorpresas con el que Telecinco ha apostado en estas "entrañables fiestas" pero que, en su primera emisión, no logró convencer a la audiencia.

3. Lógico: este show de sorprendente tiene más bien poco. Los invitados/víctimas son previsibles, poco espontáneos, resabiados… pocos de ellos traspasan la pantalla.

4. Por ejemplo, que llevas al plató a la “ídola” (Patito Feo) de unas niñas, justo en el momento que las pequeñas están haciendo la coreografía de su admirada estrella... ¡sorpresa!: las chavalas continúan el baile como si tal cosa, sin hacer ningún atisbo de asombro.

5. En definitiva: Falta emoción. Falta ese carrusel de delirios, afectos, entusiasmos, inquietudes, turbaciones, estremecimientos, exaltaciones, impactos, sensaciones, shocks, sobresaltos, suspenses, conmociones, imprevisibilidades, sonrisas, ingenuidades, empatías

6. Pues sí, escasean estas últimas diecisiete palabras tan fundamentales a la hora de conseguir productos catódicos de éxito como escasas en la tele que nos está tocando vivir. Palabras que de forma fascinante sabía convertir Sorpresa, sorpresa en realidad. Aquí la prueba:

5 comentarios:

jesusmanuelrubio dijo...

En los 90 este programa me parecía que a veces rozaba el límite de lo ético, con demasiados planos morbosos y aprovechándose de lo más débiles. Sin embargo, hoy, al lado del panorama que tenemos, parece de lo más inocente.

Por cierto, Borja, ¿te acuerdas de aquella sorpresa con Ricky Martin y la niña del bote de nocilla? XD

B dijo...

Jesús... prueba a poner en Youtube: Ricky Martin + Sorpresa, sorpresa... prueba...

Elena dijo...

No había visto esa imagen de Emma García "¿a qué huelen las nubes?", y la verdad es que tampoco he visto su programa pero no creo que llegue a los momentazos Sorpresa, sorpresa

Será la morriña infantil, pero yo me emocionaba toda cuando a un niño le devolvían a su perrito perdido(que seguro se lo robaban días antes los HP de sus progenitores sólo para salir en la tele), o el momentazo de Monica Naranjo con pelo bicolor que a petición de la audiencia (o cheque de la productora) repetía canción, o la Gemio entre la risa escandalosa y los lloros "ay que no quiero llorar"...tantos momentos!

Debe ser que como dice Jesús, las comparaciones con la actualidad son odiosas y aquello pese al morbo, parecía un juego de niños.

Saludos

PD:¡Qué vienen, qué vienen chsss chss...LOS REYES!

jesusmanuelrubio dijo...

Yo no lo vi, Borja, pero tengo un amigo que si lo vio. Flipa.

jesusmanuelrubio dijo...

Yo no lo vi, Borja, pero tengo un amigo que si lo vio. XD