2/4/11

La hora de recuperar el espíritu de la televisión

1. Hace unos días regresé a Ciudad Universitaria. Allí, frente a la Facultad de Periodismo, me encontré varias paradas de bus empapeladas.

2. Estos carteles proclamaban: “Di no a la telebasura” e invitaban a participar en un grupo de Facebook que grita "Me aburre la tele".

3. No sé si identificarme con el manoseado término de “telebasura”, pero sí me veo algo reflejado en eso de "Me aburre la tele".

4. Porque, aunque en nuestras parrillas se encuentra muy buena televisión, la marabunta de canales sin personalidad nos ha dejado huérfanos de numerosos formatos cargados de carisma. Y se echan de menos.

5. Quizá, por eso, anoche llegué a la conclusión de que si hubiera nacido hace cinco años, no me hubiera querido dedicar a la televisión con la pasión con la que lo he hecho hasta ahora.

6. Y es que, desde pequeño, siempre me alucinó ese rico universo de contenidos imprevisibles que el tubo de rayos catódicos transformaba en realidad. Todo a fuerza del talento e imaginación de los profesionales de la pequeña pantalla.

7. Pero este es un post para la esperanza, la misma esperanza que siento cuando veo muchos excelentes programas que se hacen fuera de nuestras fronteras. Por eso creo que hoy en día sigue siendo posible una tele creativa, fascinante y, encima, con más medios que nunca. Ideas tenemos. Ganas, también. Si nos dejan, claro...

4 comentarios:

PolPo dijo...

Pues sí, si nos dejan...

Nuria dijo...

... nos vamos a querer... toooda la vida...

Javier García-Villaraco dijo...

No sé que pasará con la tele, pero hay que quejarse y a las malas, dejar de ver la tele. Yo creo que nos dirigiremos a la autoprogramación, algo que hacemos ya en menor medida con internet, a la total elección de lo que queremos ver y esto es una cosa que, eventualmente, debería notarse en la oferta y la calidad.

Pedro Ángel dijo...

Estoy contigo, Borja!