2/12/11

Las "miraditas" de las fans de Miguel Bosé


1. Un escenario vacío. Un cantante. Y un público.

2. Estas tres cosas pueden bastar para transmitir sensaciones a un espectador.

3. Chicho Ibáñez Serrador, en su estilo de planos lentos y estáticos, era un experto. No necesitaba más.

4. Un buen ejemplo es esta actuación de Miguel Bosé interpretando Amante Bandido en el Un, dos, tres...

5. Había una canción con personalidad, había un cantante con personalidad y había un realizador con personalidad.

6. Con estas premisas, fijémonos como Chicho convierte una puesta en escena plana en una actuación hipnótica.

7. Lo consigue gracias a unos primeros planos que impulsan el sello personal del artista y, sobre todo, gracias a los insertos montados de chicas del público reaccionando con pasión al ver a su ídolo.

8. Hablan por si solos, nos dejaban pegados a la televisión... Es espontaneidad en contraplano. Es la importancia del enriquecedor encuadre de reacción:

No hay comentarios: